Aspirina® Forte 650 mg. x 10 Comprimidos.

Aspirina® Forte 650 mg. x 10 Comprimidos.

Valor:
$1.490

Indicaciones:
Utilizado para el control de fiebre (Antipiretico)

Posología y método de administración:
La Aspirina no debe ser tomada durante más de 3 - 5 días sin consultar al médico.
Adultos: 1 comprimido como dosis única, puede repetirse a intervalos de 6-8 horas, no
debe excederse una dosis máxima de 6 comprimidos.

Método de administración:
Para uso oral. Las tabletas deber ser preferentemente tomadas después de las comidas,
con mucho líquido.

Contraindicaciones:
El ácido acetilsalicílico no debe ser usado en los siguientes casos:
- Hipersensibilidad al ácido acetilsalicílico o a otros salicilatos, o a cualquier otro
componente del producto,
- Historial de asma inducido por la administración de salicilatos o sustancias con acción
similar, especialmente antinflamatorios no esteroidales,
- Ulcera péptica activa,
- Diátesis hemorrágica,
- Falla renal severa,
- Falla hepática severa,
- Falla cardíaca severa,
- En combinación con metotrexato en dosis de 15 mg/semanal o más (Ver: Sección
“Interacciones con otros productos medicinales y otras formas de interacción”).
- Últimos tres meses de embarazo.

Advertencias especiales y precauciones de uso:
El ácido acetilsalicílico debe ser usado con especial precaución en los siguientes casos:
- Hipersensibilidad a otros analgésicos / agentes antiinflamatorios / antirreumáticos y
ante la presencia de otras alergias,
- Historial de úlceras gastrointestinales, incluyendo úlceras crónicas o recurrentes o
historial de hemorragia gastrointestinal,
- Con tratamiento concomitante de anticoagulantes (Ver: Sección “Interacciones con
otros productos medicinales y otras formas de interacciones”),
- Función renal deteriorada,
- Primer y segundo trimestre de embarazo,
- Función hepática deteriorada,
- Durante la lactancia.



Glucocorticoides sistémicos, con excepción de la hidrocortisona usada como
terapia de reemplazo en la enfermedad de Addison:
Se reducen los niveles de salicilato en la sangre durante el tratamiento con
corticosteroides y hay riesgo de sobredosis de salicilato una vez que este tratamiento
finaliza, a través de la eliminación de salicilatos por los corticosteroides.

Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ACE) en combinación con
ácido acetilsalicílico en dosis altas:
El ácido acetilsalicílico reduce la filtración glomerular por medio de la inhibición de
prostaglandinas vasodilatadores. Además, disminuye el efecto antihipertensivo.

Ácido valproico:
Aumenta la toxicidad del ácido valproico debido al desplazamiento del sitio de unión de
las proteínas.

Alcohol:
Aumenta el daño de la mucosa gastrointestinal y prolonga el tiempo de hemorragia debido
a los efectos sumados del ácido acetilsalicílico y el alcohol.
Embarazo y lactancia:
Embarazo:
En varios estudios epidemiológicos retrospectivos, el uso de salicilatos durante los tres
primeros meses de embarazo ha sido asociado a un elevado riesgo de malformaciones
(fisura palatina, malformaciones cardíacas). La información actual es numéricamente
insuficiente para evaluar cualquier efecto teratogénico posible del ácido acetilsalicílico,
administrado como un tratamiento crónico en dosis de más de 150 mg/día. Después de la
administración de dosis terapéuticas normales, este riesgo parece ser bajo. Un estudio
prospectivo que abarcó cerca de 32.000 pares de madres-hijos no mostró ninguna
relación con una tasa elevada de malformaciones.
Los salicilatos deben ser administrados durante el embarazo solo después de una
evaluación estricta del riesgo-beneficio; y como una medida de precaución, es preferible
no usar más de 150 mg/día de ácido acetilsalicílico como tratamiento crónico. Durante los
últimos tres meses de embarazo, la administración de salicilatos en dosis alta (>300
mg/día) puede provocar la prolongación del período de gestación, la inhibición de las
contracciones uterinas en la madre y toxicidad cardiopulmonar en el niño (ej. Cierre
prematuro de los conductos arteriosos). Por otra parte, se ha observado un aumento de la
tendencia a hemorragias, tanto en la madre como en el niño.
La administración de altas dosis de ácido acetilsalicílico poco antes del nacimiento puede
originar hemorragias intracraneales, especialmente en niños prematuros.
Consecuentemente, aparte de los usos cardiológicos y obstétricos extremadamente
limitados justificados por el médico y con monitoreo del especialista, todos los
medicamentos que contienen ácido acetilsalicílico se encuentran contraindicados durante
el último trimestre de embarazo.

Lactancia:
Los salicilatos y sus metabolitos pasan a la leche materna en pequeñas cantidades.
Dado que hasta ahora no se han observado efectos adversos en el infante después de un
consumo ocasional, la interrupción del amamantamiento es usualmente innecesaria. Sin
embargo, frente al uso regular o a la ingesta de dosis altas, el amamantamiento debe ser
suspendido tempranamente.

Efecto en la conducción y en el uso de maquinarias:
No se han observado efectos que afecten la conducción de vehículos o el uso de
maquinarias.

Efectos no deseados:
Desórdenes en el tracto gastrointestinal superior o inferior, tales como los signos y
síntomas comunes de la dispepsia, los dolores gastrointestinales y abdominales,
inflamación gastrointestinal, úlcera gastrointestinal, causa potencial, aunque raramente
producida de úlcera hemorrágica y perforación, con los respectivos signos y síntomas
clínicos y de laboratorio.
Debido a sus efectos inhibitorios sobre las plaquetas, el ácido acetilsalicílico puede ser
asociado a un mayor riesgo de hemorragia. Se han observado hemorragias tales como
hemorragias perioperativas, hematomas, epistaxis, hemorragias urogenitales,
hemorragias gingivales. Con una ocurrencia reportada como rara o muy rara, se han
registrado hemorragias serias tales como hemorragia en el tracto gastrointestinal,
hemorragia cerebral (especialmente en pacientes con hipertensión descontrolada y/o en
concomitancia con agentes antihemostáticos) las cuales en casos particulares pueden
potencialmente ser una amenaza para la vida.
La hemorragia puede dar origen a un cuadro agudo de anemia post hemorrágica/anemia
con deficiencia de hierro (debido por ej.: a una micro hemorragia oculta) con los signos y
síntomas clínicos tales como astenia, palidez e hipoperfusión.
Las reacciones de hipersensibilidad, con sus respectivas manifestaciones clínicas y de
laboratorio, incluyen: síndrome asmático, potenciales reacciones suaves a moderadas
que afectan la piel, el tracto respiratorio, el tracto gastrointestinal y el sistema
cardiovascular, incluyendo síntomas tales como erupciones cutáneas, urticaria, edema,
prurito, malestar cardio respiratorio y, muy raramente, reacciones severas que incluyen
choque anafiláctico.
Muy rara vez se ha reportado una deficiencia hepática transitoria con aumento de las
transaminasas hepáticas.
Se han registrado mareos y tinnitus, los que pueden ser indicadores de una sobredosis.

Sobredosis:
La toxicidad producida por el salicilato (>100mg/kg/día durante más de 2 días pueden
producir toxicidad) puede ser el resultado de una intoxicación crónica, terapéuticamente
adquirida, y de intoxicaciones agudas (sobredosis) con potencial amenaza a la vida,
variando desde ingestiones accidentales en niños hasta intoxicaciones incidentales.