Artren® gotas x 15 ml.

Artren® gotas x 15 ml.

$8.900
Añadir a mi Lista de Deseos
Artren gotas x 15 ml Composición: Cada ml contiene: Diclofenaco Resinato 46.44 mg (equivalente a 15 mg de Diclofenaco Potásico), (aproximadamente 0.5 mg de Diclofenaco Potásico por gota). Lista de excipientes: Metilparabeno, Propilparabeno, Aceite de Ricino Hidrogenado, Sacarina Sódica, Ciclamato de Sodio, Resina de Intercambio Catiónico (Amberlite IRP-64), Aroma Tutti-fruti, Aroma Banana, Aceite Mineral (Parafina Líquida) c.s.p. Acción Terapéutica: Antiinflamatorio. Analgésico. Antipirético. Indicaciones: Artren Gotas está indicado en reumatismos inflamatorios infantiles. Estados dolorosos e inflamatorios postraumáticos y posoperatorios. Como coadyuvante en infecciones severas de oídos, nariz y garganta. Propiedades: Artren Gotas contiene en su fórmula diclofenaco, potente antiinflamatorio no esteroidal con acción analgésica y antipirética, cuyo mecanismo de acción es la inhibición de la biosíntesis de prostaglandinas (sustancias que participan en la aparición de la inflamación, dolor y fiebre). Posología: Artren Gotas es de uso oral pediátrico. La dosis usual es de 1 a 3 gotas por kilo de peso al día, administrado en 2 ó 3 tomas diarias. Efectos Colaterales: En algunos casos pueden presentarse efectos gastrointestinales (falta de apetito, náuseas, molestias epigástricas, diarrea), y efectos del sistema nervioso (cefaleas, vértigos, somnolencia, agitación). Sólo en raras ocasiones pueden presentarse úlceras gastrointestinales con hemorragia oculta, erupciones cutáneas, fenómenos de hipersensibilidad, fotosensibilidad, ligera elevación de transaminasas hepáticas e irritaciones locales (sólo con el uso de supositorios). Las reacciones adversas al medicamento de los ensayos clínicos y/o casos espontáneos o de literatura se listan por orden de clase del sistema MedRA. Dentro de cada clase de órganos y sistemas, las reacciones adversas a los medicamentos se clasifican por frecuencia, con las reacciones más frecuentes primero. Dentro de cada grupo de frecuencia, las reacciones adversas al medicamento se presentan en orden decreciente de gravedad. Además, la categoría de frecuencia correspondiente para cada reacción adversa a un medicamento se basa en la siguiente convención (CIOMS III): muy comunes (>1/10); comunes ( ³ 1/100, <1/10); poco comunes ( ³ 1/1000, <1/100); raras ( ³ 1/10000, <1/1000); muy raras (<1/10000). Los eventos adversos más comúnmente observados son de naturaleza gastrointestinal. Pueden ocurrir úlceras pépticas, perforación o hemorragia gastrointestinal, a veces fatales, particularmente en los de edad avanzada (vea la sección Precauciones). Náuseas, vómito, diarrea, flatulencias, estreñimiento, dispepsia, dolor abdominal, melena, hematemesis, estomatitis ulcerativa, exacerbación de colitis y la enfermedad de Crohn (vea la sección Precaciones) se han reportado después de la administración. Con menor frecuencia, se ha observado gastritis. La siguiente tabla de efectos adversos incluyen aquellos reportados con tabletas de diclofenaco de liberación prolongada y/u otras formas farmacéuticas de diclofenaco, ya sea con el uso a largo o a corto plazo. Trastornos sanguíneos y del sistema linfático: Muy raros: Trombocitopenia, leucopenia, anemia (incluyendo anemia hemolítica y anemia aplásica), agranulocitosis. Trastornos del sistema inmunológico: Raros: Hipersensibilidad, reacciones anafilácticas y anafilactoides (incluyendo hipotensión y choque). Muy raros: Angioedema (incluyendo edema facial). Trastornos psiquiátricos: Muy raros: Desorientación, depresión, insomnio, pesadillas, irritabilidad, trastornos psicóticos. Trastornos del sistema nervioso: Comunes: Dolor de cabeza, mareos. Raros: Somnolencia. Muy raros: Parestesia, pérdida de memoria, convulsiones, ansiedad, temblor, meningitis aséptica, disgeusia, accidente cerebrovascular. Trastornos oculares: Muy raros: Deficiencia visual (visión borrosa, diplopía). Desconocido: Neuritis óptica. Trastornos del oído y del laberinto: Comunes: Vértigo. Muy raros: Zumbido de oídos, problemas de audición. Trastornos cardíacos: Poco comunes*: Infarto al miocardio, insuficiencia cardíaca, palpitaciones, dolor en el pecho. Trastornos vasculares: Muy raros: Hipertensión, vasculitis. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Raros: Asma/broncoespasmo (incluyendo disnea). Muy raros: Neumonitis. Trastornos gastrointestinales: Comunes: Náuseas, vómitos, diarrea, dispepsia, dolor abdominal, flatulencia, pérdida del apetito. Raros: Gastritis, hemorragia gastrointestinal, hematemesis, diarrea, melena hemorrágica, úlcera gastrointestinal (con o sin hemorragia o perforación). Muy raros: Colitis (incluyendo colitis hemorrágica y la exacerbación de la colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn), estreñimiento, estomatitis (incluyendo estomatitis ulcerosa), glositis, trastorno esofágico, enfermedad diafragmática intestinal, pancreatitis. Desconocido: Colitis isquémica. Trastornos hepatobiliares: Comunes: Aumento de las transaminasas. Raros: Hepatitis, con o sin ictericia, trastornos del hígado. Muy raros: Hepatitis fulminante, necrosis hepática, insuficiencia hepática. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Comunes: Erupción. Raros: Urticaria. Muy raros: Dermatitis bullosa, eccema, eritema, eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica (síndrome de Lyell), dermatitis exfoliativa, alopecia, reacciones de fotosensibilidad, púrpura, púrpura alérgica, púrpura de Henoch-Schönlein, prurito. Trastornos renales y urinarios: Muy raros: La insuficiencia renal aguda, hematuria, proteinuria, síndrome nefrótico, nefritis túbulo-intersticial, necrosis papilar renal. Trastornos generales y condiciones en el sitio de administración: Comunes: Reacción en el sitio de inyección, dolor en el sitio de la inyección, induración del sitio de la inyección. Raros: Edema. Trastornos del sistema reproductor y trastornos mamarios: Muy raros: Impotencia. *La frecuencia refleja los datos de tratamiento a largo plazo con una dosis alta (150 mg/día). Datos de los ensayos clínicos y epidemiológicos apuntan consistentemente a un aumento del riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ejemplo, infarto al miocardio o accidente cerebrovascular) asociado con el uso de diclofenaco, especialmente a dosis altas (150 mg diarios) y en el tratamiento a largo plazo (vea la sección Contraindicaciones y Precauciones). Edema, hipertensión e insuficiencia cardíaca se han reportado en asociación con el tratamiento con NSAID. Contraindicaciones: Hipersensibilidad conocida a la sustancia activa o a cualquiera de los excipientes. Úlcera gástrica o intestinal activa, hemorragia o perforación. Historial de hemorragia o perforación gastrointestinal, relacionado con tratamientos anteriores con AINEs. Antecedentes de úlcera péptica recurrente o activa/hemorragia (2 o más episodios diferentes de ulceración o sangrado demostrado). Último trimestre del embarazo (vea la sección "Fertilidad, embarazo y lactancia"). Insuficiencia hepática. Enfermedad renal crónica grado 5 (TFG <15). Insuficiencia cardíaca congestiva establecida (NYHA II-IV), enfermedad cardíaca isquémica, enfermedad de las arterias periféricas y/o enfermedad cerebrovascular. Al igual que otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), el diclofenaco también está contraindicado en pacientes en los que los ataques de asma, urticaria o rinitis aguda son precipitados por el ácido acetilsalicílico u otros AINEs. No debe usarse AINEs con excepción de ácido acetilsalicílico en pacientes en el período post-operatorio inmediato a una cirugía de by pass coronario. Precauciones: Generales: Los efectos adversos pueden minimizarse mediante el uso de la dosis mínima eficaz durante el menor tiempo necesario para controlar los síntomas (vea la sección Posología y Riesgos gastrointestinales y Cardiovasculares). Debe evitarse el uso concomitante de diclofenaco con AINEs sistémicos, incluyendo inhibidores selectivos de ciclooxigenasa-2 debido a la ausencia de cualquier evidencia que demuestre beneficios sinérgicos y el potencial de efectos aditivos indeseables. Se recomienda tener precaución en los de edad avanzada, por razones médicas básicas. En particular, se recomienda utilizar la dosis efectiva más baja en pacientes de edad avanzada frágiles o los que tienen un bajo peso corporal. Al igual que otros AINEs, el diclofenaco puede enmascarar los signos y síntomas de infección debido a sus propiedades farmacodinámicas. Efectos gastrointestinales: La ulceración, la hemorragia o la perforación gastrointestinal, que pueden ser fatales, se han reportado con todos los AINEs, incluyendo el diclofenaco y pueden ocurrir en cualquier momento durante el tratamiento con o sin síntomas de advertencia o un historial previo de eventos gastrointestinales graves. En general, tienen consecuencias más graves en los de edad más avanzada. Si la hemorragia o la ulceración gastrointestinal se producen en los pacientes que reciben diclofenaco, deberá suspenderse el medicamento. Al igual que con todos los AINEs, incluyendo el diclofenaco, es imprescindible la vigilancia médica,y en particular se debe tener precaución cuando se prescribe diclofenaco en pacientes con síntomas indicativos de trastornos gastrointestinales (GI) o con antecedentes sugestivos de úlcera gástrica o intestinal, sangrado o perforación (ver sección Efectos colaterales). El riesgo de ulceración, hemorragia o perforación GI es mayor con dosis crecientes de NSAID, en pacientes con antecedentes de úlcera, sobre todo si se complica con hemorragia o perforación (ver sección Contraindicaciones). Las personas mayores tienen una mayor frecuencia de reacciones adversas a los AINEs, especialmente hemorragia y perforación gastrointestinal, que pueden ser fatales. Para reducir el riesgo de toxicidad GI en pacientes con antecedentes de úlcera, sobre todo si se complica con hemorragia o perforación y en los de edad avanzada, el tratamiento debe iniciarse y mantenerse a la dosis efectiva más baja. La terapia de combinación con agentes protectores (por ejemplo, inhibidores de la bomba de protones o misoprostol) debe considerarse para estos pacientes, y también para los pacientes que requieren el uso concomitante de medicamentos que contienen ácido acetilsalicílico de dosis baja (AAS)/aspirina u otros medicamentos que puedan aumentar el riesgo gastrointestinal (vea más abajo y la sección Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción). Los pacientes con antecedentes de toxicidad GI, especialmente los de edad avanzada, deben informar de cualquier síntoma abdominal inusual (especialmente hemorragia GI), en particular en las etapas iniciales del tratamiento. Se recomienda tener precaución en pacientes que reciben medicamentos concomitantes que puedan incrementar el riesgo de ulceración o sangrado, como los corticosteroides orales, anticoagulantes como la warfarina, agentes anti-plaquetarios como la aspirina o inhibidores selectivos de la reabsorción de serotonina (vea la sección Interacciones con otros medicamentos y otras formas de interacción). También deberá ejercerse estrecha vigilancia médica y precaución en pacientes con colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, ya que su condición puede ser exacerbada (vea la sección Efectos colaterales). Efectos hepáticos: Se requiere una vigilancia médica estrecha cuando se prescribe diclofenaco a los pacientes con deterioro de la función hepática, ya que su condición puede exacerbarse. Al igual que con otros AINEs, incluyendo el diclofenaco, pueden aumentar los valores de 1 o más enzimas hepáticas. Durante el tratamiento prolongado con diclofenaco, el monitoreo regular de la función hepática está indicado como medida de precaución. Si las pruebas de función hepática anormal persisten o empeoran, si aparecen signos o síntomas clínicos consistentes con el desarrollo de la enfermedad hepática o si aparecen otras manifestaciones (por ejemplo, eosinofilia, sarpullido), se debe descontinuar el diclofenaco. La hepatitis puede presentar con el uso de diclofenaco sin síntomas prodrómicos. Se debe tener precaución cuando se utiliza diclofenaco en pacientes con porfiria hepática, ya que puede desencadenar un ataque. Efectos renales: Debido a que se ha reportado retención de líquidos y edema en asociación con el tratamiento con NSAID, incluyendo el diclofenaco, se requiere cautela en particular en pacientes con insuficiencia cardíaca o renal, antecedentes de hipertensión, los de edad avanzada, los pacientes que reciben tratamiento concomitante con diuréticos o medicamentos que pueden afectar significativamente la función renal y en aquellos pacientes con disminución sustancial del volumen extracelular por cualquier causa, por ejemplo, antes o después de una cirugía mayor (vea la sección Contraindicaciones). Se recomienda monitoreo de la función renal como medida de precaución cuando se utiliza diclofenaco en dichos casos. Generalmente después de suspender la terapia se recupera el estado previo al tratamiento. Efectos en la piel: Reacciones cutáneas graves, algunas de ellas fatales, incluyendo la dermatitis exfoliativa, síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica, se han reportado muy rara vez en asociación con el uso de AINEs, incluyendo el diclofenaco. Parece que los pacientes tienen un mayor riesgo de padecer estas reacciones al inicio del curso de la terapia; el inicio de la reacción se produce en la mayoría de los casos durante el primer mes de tratamiento. El diclofenaco debe suspenderse a la primera aparición de sarpullido, lesiones de las mucosas o cualquier otro signo de hipersensibilidad. Al igual que con otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, las reacciones alérgicas, incluyendo reacciones anafilácticas/anafilactoides, también pueden ocurrir en casos raros con diclofenaco sin exposición previa al medicamento. Efectos cardiovasculares y cerebrovasculares: Es necesario un monitoreo y asesoramiento adecuado para los pacientes con antecedentes de hipertensión y/o insuficiencia cardíaca congestiva leve a moderada, ya que se ha reportado retención de líquido y edema en asociación al tratamiento con AINEs. Ensayos clínicos y datos epidemiológicos sugieren que el uso de diclofenaco, sobre todo en altas dosis (150 mg al día) y en el tratamiento a largo plazo puede estar asociado con un pequeño aumento del riesgo de eventos trombóticos arteriales (por ejemplo, infarto al miocardio o accidentes cerebrovasculares). Los pacientes con hipertensión no controlada, insuficiencia cardíaca congestiva, cardiopatía isquémica establecida, enfermedad arterial periférica y/o enfermedad cerebrovascular sólo deben ser tratados con diclofenaco tras una cuidadosa consideración. Esta misma consideración debería realizarse antes de iniciar el tratamiento a largo plazo de pacientes con factores de riesgo de eventos cardiovasculares (por ejemplo, hipertensión, hiperlipidemia, diabetes mellitus y tabaquismo). Efectos hematológicos: Durante el tratamiento prolongado con diclofenaco, al igual que con otros AINEs, se recomienda el seguimiento del recuento sanguíneo. Al igual que otros AINEs, el diclofenaco puede inhibir temporalmente la agregación plaquetaria. Los pacientes con defectos de la hemostasia deben ser monitoreados cuidadosamente. Asma preexistente: En los pacientes con asma, rinitis alérgica estacional, inflamación de la mucosa nasal (es decir, pólipos nasales), enfermedades pulmonares obstructivas crónicas o infecciones crónicas de las vías respiratorias (especialmente si está vinculado a los síntomas de rinitis alérgica similar), las reacciones de los AINEs, como las exacerbaciones del asma (la llamada intolerancia a los analgésicos/analgésicos para el asma), edema de Quincke o urticaria son más frecuentes que en otros pacientes. Por lo tanto, se recomienda tener especial precaución en estos pacientes (preparados para urgencias). Esto es aplicable también para los pacientes que son alérgicos a otras sustancias, por ejemplo, con las reacciones de la piel, prurito o urticaria. Lupus eritematoso sistémico (LES) y enfermedad mixta del tejido conectivo: En los pacientes con lupus eritematoso sistémico (LES) y enfermedad mixta del tejido conectivo puede haber un mayor riesgo de meningitis aséptica (vea la sección Efectos colaterales). Fertilidad femenina: El uso de diclofenaco puede afectar la fertilidad en mujeres y no se recomienda en mujeres que deseen quedar embarazadas. En las mujeres que tienen dificultades para concebir o que están en tratamiento de infertilidad, deberá considerarse el retiro de diclofenaco (vea la sección Fertilidad, embarazo y lactancia). Tratamiento a largo plazo: Todos los pacientes que reciben agentes antiinflamatorios no esteroides deben vigilarse como medida de precaución, por ejemplo, función renal, función hepática (podría ocurrir elevación de las enzimas hepáticas) y los recuentos sanguíneos. Esto es particularmente importante en los de edad avanzada. Excipiente: Advertencias sobre excipientes (si aplica) que se incluirán por ejemplo, a la directriz de los excipientes u otros requisitos nacionales. Fertilidad, embarazo y lactancia: Embarazo: La inhibición de la síntesis de prostaglandina puede afectar negativamente el embarazo y/o el desarrollo embrionario/fetal. Los datos de estudios epidemiológicos sugieren un aumento del riesgo de aborto espontáneo y de malformaciones cardíacas y gastrosquisis tras el uso de un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas en el embarazo temprano. El riesgo absoluto de malformación cardiovascular se incrementó desde menos del 1%, hasta aproximadamente 1.5%. Se cree que el riesgo aumenta con la dosis y la duración del tratamiento. En animales, la administración de un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas ha demostrado que resulta en una mayor pérdida pre- y post-implantación y mortalidad embriofetal. Además, la incidencia incrementada de varias malformaciones, incluyendo cardiovasculares, se ha reportado en animales que recibieron un inhibidor de la síntesis de prostaglandinas durante el período de organogénesis. Durante el primer y el segundo trimestre del embarazo, no debe administrarse diclofenaco a no ser que sea claramente necesario. Si una mujer que intenta concebir, o durante el primer y el segundo trimestre del embarazo, utiliza el diclofenaco, la dosis debe mantenerse baja y la duración de tratamiento lo más corta posible. Durante el tercer trimestre del embarazo, todos los inhibidores de la síntesis de prostaglandinas pueden exponer al feto a: toxicidad cardiopulmonar (con cierre prematuro del conducto arterioso e hipertensión pulmonar); disfunción renal, que puede progresar a insuficiencia renal con oligohidroamniosis; la madre y el recién nacido, al final del embarazo, a: una posible prolongación del tiempo de hemorragia, un efecto antiagregante que puede ocurrir incluso a dosis muy bajas. Inhibición de las contracciones uterinas que dan como resultado un parto retardado o prolongado. En consecuencia, el diclofenaco está contraindicado durante el tercer trimestre del embarazo. Lactancia: Al igual que otros AINEs, el diclofenaco pasa a la leche materna, pero en pequeñas cantidades. Por lo tanto, el diclofenaco no debe administrarse durante la lactancia a fin de evitar efectos no deseados en el lactante. Fertilidad: Al igual que con otros AINEs, el uso de diclofenaco puede afectar la fertilidad femenina y no se recomienda en mujeres que deseen quedar embarazadas. En las mujeres que tienen dificultades para concebir o que están en tratamiento de infertilidad se debe considerar el retiro de diclofenaco. Interacciones Medicamentosas: Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción: Las siguientes interacciones incluyen las observadas con tabletas de diclofenaco de liberación prolongada y/u otras formas farmacéuticas de diclofenaco. Interacciones observadas a tener en cuenta: Inhibidores potentes de CYP2C9: Se recomienda tener precaución al prescribir diclofenaco junto con inhibidores potentes del CYP2C9 (como voriconazol), lo que podría dar lugar a un aumento significativo en las concentraciones plasmáticas máximas y la exposición al diclofenaco debido a la inhibición del metabolismo del diclofenaco. Litio: Si se utiliza de manera concomitante, el diclofenaco puede elevar las concentraciones plasmáticas de litio. Se recomienda el control del nivel de litio en suero. Digoxina: Si se utiliza de manera concomitante, el diclofenaco puede elevar las concentraciones plasmáticas de digoxina. Se recomienda el control del nivel de digoxina en suero. Glucósidos cardíacos: Los AINEs pueden exacerbar la insuficiencia cardíaca, disminuir la TFG (tasa de filtración glomerular) y aumentar los niveles plasmáticos de los glucósidos. Diuréticos y antihipertensivos: Al igual que otros AINEs, el uso concomitante de diclofenaco con diuréticos o agentes antihipertensivos (por ejemplo, betabloqueadores, inhibidores de enzima convertidora de angiotensina [ECA]) puede causar una disminución en su efecto antihipertensivo. Por lo tanto, la combinación debe administrarse con precaución, y a los pacientes, en especial los de edad avanzada, se les debe monitorear periódicamente la presión sanguínea. Los pacientes deben estar hidratados adecuadamente y debe considerarse el monitoreo de la función renal después del inicio del tratamiento concomitante y de forma periódica posteriormente, sobre todo para los diuréticos y los inhibidores de la ECA debido al aumento del riesgo de nefrotoxicidad (ver sección Precauciones). Ciclosporina: Diclofenaco, al igual que otros AINEs, puede aumentar la nefrotoxicidad de la ciclosporina debido al efecto sobre las prostaglandinas renales. Por lo tanto, se debe suministrar en dosis más bajas que las que se utilizan en pacientes que no recibieron ciclosporina. Mifepristona: Los AINEs no deben utilizarse durante 8-12 días después de la administración de mifepristona, ya que los AINEs pueden reducir el efecto de la mifepristona. Medicamentos conocidos por causar hipercalemia: El tratamiento concomitante con diuréticos ahorradores de potasio, ciclosporina, tacrolimus o trimetoprim puede estar asociado con un aumento de los niveles de potasio en suero, que por lo tanto deben vigilarse con frecuencia (vea la sección Precauciones). Antibacterianos de quinolona: Se han reportado casos aislados de convulsiones que pueden haber sido debidos al uso concomitante de quinolonas y AINEs. Zidovudina: Aumento del riesgo de toxicidad hematológica cuando los AINEs se suministran con zidovudina. Hay evidencia de un mayor riesgo de hemartrosis y hematomas en el VIH (+) hemofílicos que reciben tratamiento simultáneo con zidovudina e ibuprofeno. Aminoglucósidos: Reducción de la función renal en individuos susceptibles, eliminación reducida de los aminoglucósidos y aumento de las concentraciones plasmáticas. Probenecid: Reducción en el metabolismo y la eliminación del AINE y metabolitos. Interacciones previstas a tener en cuenta: Otros AINEs y corticosteroides: La administración concomitante de diclofenaco y otros AINEs o corticosteroides sistémicos puede aumentar el riesgo de hemorragia o úlcera gastrointestinal (vea la sección Precauciones). El tratamiento concomitante con aspirina reduce los niveles de plasma de cada uno, aunque no se conoce la importancia clínica. Anticoagulantes y agentes antiplaquetarios: Se recomienda precaución ya que la administración concomitante puede aumentar el riesgo de hemorragia (vea la sección Precauciones). Aunque las investigaciones clínicas no parecen indicar que el diclofenaco afecta a la acción de los anticoagulantes, los AINEs pueden aumentar los efectos de los anticoagulantes, como la warfarina (vea la sección Precauciones). También existen reportes de un aumento del riesgo de hemorragia en pacientes que reciben diclofenaco y anticoagulantes de forma concomitante. Por lo tanto, se recomienda un estrecho seguimiento de dichos pacientes. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRSs): La administración concomitante de AINEs sistémicos, incluyendo el diclofenaco y ISRSs puede aumentar el riesgo de hemorragia gastrointestinal (vea la sección Precauciones). Antidiabéticos: Los estudios clínicos han demostrado que el diclofenaco puede administrarse conjuntamente con agentes antidiabéticos orales sin influir en su efecto clínico. Sin embargo, se han descrito casos aislados de efectos tanto hipoglucémicos como hiperglucémicos que requieran cambios en la dosificación de los agentes antidiabéticos durante el tratamiento con diclofenaco. Por esta razón, el control del nivel de glucosa en sangre se recomienda como medida de precaución durante el tratamiento concomitante. Metotrexato: El diclofenaco puede inhibir la depuración renal tubular de metotrexato aumentando así los niveles de metotrexato. Se recomienda tener precaución cuando los AINEs, incluyendo el diclofenaco, se administran menos de 24 horas antes o después del tratamiento con metotrexato, ya que pueden aumentar las concentraciones en sangre de metotrexato e incrementar la toxicidad de esta sustancia. Colestipol y colestiramina: Estos agentes pueden inducir un retraso o disminución de la absorción del diclofenaco. Por lo tanto, se recomienda administrar diclofenaco al menos 1 hora antes o 4 a 6 horas después de la administración de colestipol/colestiramina. Fenitoína: Cuando se utiliza la fenitoína concomitantemente con diclofenaco, se recomienda el seguimiento de las concentraciones plasmáticas de fenitoína debido a un aumento esperado en la exposición a la fenitoína. Sobredosificación: (O ingesta accidental): Recomendar al paciente que acuda a un servicio de urgencia de inmediato. No existe antídoto específico para los antiinflamatorios no esteroideos. El tratamiento de la sobredosificación deberá consistir en la instauración de las medidas de apoyo para las complicaciones como hipotensión, irritación gastrointestinal, hemorragias, convulsiones, etc. Adicionalmente pudiera ser de utilidad la inducción del vómito, el lavado gástrico, la aplicación de carbón activado e incluso deberá considerarse la hemodiálisis. Conservación: Recomendaciones para el almacenamiento: Protéjase del calor y la luz. Almacenar a no más de 25° C. Observaciones: Todo medicamento debe ser mantenido fuera del alcance de los niños. Presentaciones: Envase gotario conteniendo 20 ml.