Metformina 850 x 30 comp. Andromaco

Metformina 850 x 30 comp. Andromaco

Valor:
$2.490
Añadir a mi Lista de Deseos


La cantidad a despachar sera revisada por el químico farmacéutico según tratamiento adecuado.

La insulina es una hormona producida por el páncreas que hace que su cuerpo capte glucosa (azúcar) de la sangre. Su organismo utiliza la glucosa para producir energía o la almacena para uso futuro.

 Si usted tiene diabetes, su páncreas no elabora suficiente insulina o su organismo no puede utilizar adecuadamente la insulina que produce. Esto causa una concentración alta de glucosa en la sangre. La Metformina ayuda a reducir su glucosa sanguínea a un nivel lo más normal posible.

 Si es un adulto con sobrepeso, tomar Metformina durante un tiempo prolongado también ayuda a reducir el riesgo de complicaciones asociadas a la diabetes.

Posología: Metformina clorhidrato se administra por vía oral. Diabetes mellitus no insulinodependiente: Adultos: La dosis inicial recomendada es de 500 mg 2 ó 3 veces al día ó 850 mg 1 ó 2 veces al día con o después de las comidas principales, aumentando gradualmente si es necesario a intervalos de 1 a 2 semanas, hasta 2 ó 3 g diarios, divididos en 2 ó 3 dosis. La tolerancia gastrointestinal se ve favorecida cuando se comienza con una dosis de 500 mg al desayuno por al menos 1 semana, y luego se aumenta la dosis gradualmente a 500 mg 2 veces al día también por al menos 1 semana. La dosis puede ser determinada individualmente por el médico en función de los resultados de los exámenes de laboratorio (glicemia, glicosuria). La dosis máxima diaria recomendada de metformina es de 3 g. Niños de 10 años o mayores: La dosis inicial recomendada es de 500 mg ó 850 mg 1 vez al día, ó 500 mg 2 veces al día, con o después de las comidas principales. Si es necesario se puede aumentar gradualmente, a intervalos de al menos 1 semana, hasta un máximo de 2 g diarios divididos en 2 ó 3 dosis. Como sustitución de otra terapia hipoglicemiante oral: Suspender la terapia hipoglicemiante previa y sustituir por metformina clorhidrato según la dosis antes indicada. Diabetes insulinodependiente: La metformina y la insulina pueden asociarse para obtener un mejor control de la glicemia. La posología de inicio usual es la que se indica más arriba, mientras que la dosis de insulina se ajusta en base a las mediciones de glucosa sanguínea. Ancianos: La dosis de metformina debe ajustarse en relación a la función renal del paciente (ver Precauciones).

Efectos Colaterales: Desórdenes del metabolismo y la nutrición: Muy raro: disminución de la absorción de la vitamina B12 con reducción de los niveles séricos durante el uso a largo plazo de metformina. Se recomienda la consideración de dicha etiología si el paciente presenta anemia megaloblástica. Desórdenes del sistema nervioso: Trastornos del sabor. Desórdenes hepatobiliares: Muy raros: Anormalidades en los ensayos de función hepática o hepatitis que requiere de la discontinuación del tratamiento. Reacciones gastrointestinales: Síntomas gastrointestinales como náuseas, diarrea, vómitos, hinchazón abdominal, flatulencia y anorexia son las reacciones adversas más comunes del tratamiento con metformina; estos hallazgos fueron un 30% más frecuentemente encontrados en los estudios clínicos en el grupo de pacientes tratados con metformina (monoterapia) que en el grupo placebo, se presentan especialmente al inicio de la terapia y suelen ser transitorios. Debido a que estos efectos son dosis-dependientes, usualmente una reducción de la dosis es suficiente para resolver el problema. En caso de que la diarrea sea seria y con riesgo de deshidratación, la terapia con metformina debe ser suspendida de inmediato. Al inicio de la terapia, un 3% de los pacientes describen un sabor metálico en la boca que desaparece espontáneamente. Reacciones hematológicas: En estudios clínicos de 29 semanas de duración, se encontró que aproximadamente el 9% de los pacientes en tratamiento con metformina desarrollaron niveles plasmáticos subnormales de vitamina B12 que no se acompañaron de ningún tipo de sintomatología. Ha ocurrido acidosis láctica, en algunas ocasiones fatal, pero en una menor proporción que con fenformina. La acidosis láctica ocurre en pacientes cuyas condiciones generales contraindican el uso de metformina, principalmente insuficiencia renal y colapso circulatorio. La acidosis láctica puede llegar a requerir tratamiento con bicarbonato sódico así como de otras medidas.

Contraindicaciones: Metformina clorhidrato no debe ser administrada en los siguientes casos: Insuficiencia renal o disfunción renal (clearence de creatinina <60 ml/min). Insuficiencia hepática. Patologías agudas en las cuales se altera la función renal, por ejemplo, infarto al miocardio, deshidratación aguda, shock. Falla cardíaca congestiva. Alcoholismo crónico e intoxicación alcohólica aguda. Hipersensibilidad a la metformina. Administración de diuréticos. Acidosis metabólica aguda o crónica, incluyendo cetoacidosis diabética, con o sin coma. No administrar durante el embarazo ni en el período de lactancia. Desnutrición severa. Pacientes de edad avanzada. Metformina clorhidrato está contraindicado en forma temporal en aquellos pacientes que serán sometidos a estudios radiológicos que impliquen la administración intravascular de un medio de contraste, debido a que el uso de estos productos puede producir una alteración aguda de la función renal. En estos casos la ingesta de metformina clorhidrato debe ser suspendida 48 horas antes del examen y restaurada luego de 48 hrs de terminado éste

Para mayor información del medicamento (condición de almacenamiento u otro) dirigirse a: http://registrosanitario.ispch.gob.cl/Ficha.aspx?RegistroISP=F-15237/15